El Fin del Dominio Romano en Britania

Índice
  1. El declive de Roma en suelo británico
  2. El golpe final al Imperio

El declive de Roma en suelo británico

El dominio romano en Britania llegó a su fin después de casi 400 años, pero su caída, del mismo modo que su ascenso, fue gradual y aún hoy se sigue descubriendo nueva información al respecto.

El inicio del declive del Imperio romano en Britania se remonta al año 383, cuando un comandante militar llamado Magno Máximo fue proclamado emperador por sus soldados. Máximo reunió un gran ejército y abandonó Britania para conquistar la Galia, derrotando al emperador legítimo de Occidente, Graciano, y dominando la mitad occidental del Imperio.

Aunque Máximo fue un líder popular y efectivo, su acción de usurpar el trono y hacerse con el control de la Galia y gran parte del resto de la mitad occidental del Imperio de Graciano, dañó gravemente el control romano de Britania. Se sabe que Máximo reunió un gran ejército cuando invadió la Galia en el 383, y de nuevo cuando luchó contra el emperador oriental, Teodosio, cinco años después.

La arqueología y otros registros no apoyan la idea de que todas las fuerzas romanas se retiraron de Britania en la década de 380. Sin embargo, está claro que se retiraron muchas tropas, especialmente de la zona que ahora es Gales. De hecho, se cree que la presencia militar romana cesó por completo en Gales a partir de ese momento. Además, hay una gran falta de pruebas de presencia romana en gran parte del norte de Britania en esta época también.

El golpe final al Imperio

A principios del siglo V, surgieron varios usurpadores en Britania. Los dos primeros cayeron rápidamente, pero el siguiente, conocido por los historiadores como Constantino III, tuvo mucho más éxito. En el año 407, fue proclamado emperador por sus tropas y se dispuso a tomar el control de la Galia, tal como lo había hecho Magno Máximo años antes.

Las fuerzas romanas en la Galia aceptaron a Constantino como su nuevo emperador. El usurpador luchó eficazmente contra los vándalos y aseguró el Rin. Luego se enfrentó a las fuerzas del legítimo emperador occidental, Honorio. Con cierta dificultad, Constantino consiguió finalmente someter a Honorio. En el año 409, Constantino III fue reconocido como emperador oficial de Occidente, junto con Honorio como su coemperador.

El inicio de esta usurpación de la mitad occidental del Imperio tuvo enormes repercusiones para la Britania romana, al igual que en la época de Máximo. Cuando Constantino abandonó Britania para tomar el control de la Galia, se llevó consigo muchas tropas romanas. Parece que la gran mayoría de las fuerzas romanas en Britania partieron hacia la Galia en ese momento.

Sin embargo, la isla seguía estando, teóricamente, en manos del Imperio romano. Ciertamente seguía formando parte del dominio de Constantino, aunque prácticamente no hubiera tropas allí. Sin embargo, eso cambió en el año 409, el mismo año en que el usurpador fue reconocido por Honorio como emperador legítimo.

El historiador romano Zósimo nos informa de que en el año 409 los britanos nativos expulsaron la administración romana de la isla. Así que ahora, sin casi tropas ni administración, el poder romano sobre Britania había llegado realmente a su fin. Se puede decir que el año 409 marca el año en que Britania dejó de formar parte del Imperio romano.

Leer Más:  Tiempo Histórico: Definición y Claves para su Comprensión

El Fin del Dominio Romano en Britania

Subir