Gloriana, la misteriosa Reina de las Hadas en el poema de Spenser

Gloriana, también conocida ocasionalmente como Tanaquill, es el nombre de la Reina de las Hadas en el poema épico de Edmund Spenser. Aunque su presencia física en los acontecimientos reales del poema es escasa, su influencia es el motor que impulsa la mayoría de los sucesos. Una gran parte de los caballeros del libro se encuentran en misiones para ella o la buscan ansiosamente.

Índice
  1. Su ausencia, clave de su misterio
  2. Gloriana, símbolo de Elizabeth I

Su ausencia, clave de su misterio

La ausencia de Gloriana es lo que la convierte en un personaje enigmático, aportando un halo de maravilla a las Tierras de las Hadas en La Reina de las Hadas. Su existencia parece residir más en nuestra imaginación que en la realidad.

Gloriana, símbolo de Elizabeth I

En la mente de Spenser, Gloriana simboliza a Elizabeth I. Como su mecenas, Spenser sentía una profunda estima por Elizabeth I, lo cual es evidente a lo largo de todo el poema épico. Al representar a Gloriana como esta misteriosa figura soberana que nunca aparece tangiblemente en el poema, Spenser evita retratar al avatar de Elizabeth I de una manera poco halagadora, una forma conveniente de eludir cualquier crítica involuntaria.

Aunque no es la única representación de Elizabeth I (Belphoebe representa su estatus de reina virgen), la Reina de las Hadas encarna el poder y la "gloria" de la reina, de ahí su nombre: Gloriana.



Leer Más:  Izanagi: El Dios Creador de Japón y los Kami
Subir