Izanagi: El Dios Creador de Japón y los Kami

Izanagi es una deidad japonesa de la religión sintoísta. Junto con su hermana y esposa Izanami, se le atribuye la creación de las islas de Japón y la concepción de muchos kami, que son espíritus o "poderes sagrados". Él e Izanami pertenecen a la séptima y última generación de deidades primordiales que surgieron tras la formación del cielo y la tierra.

Origen y Familia

Los orígenes de Izanagi se conocen a través de dos antiguos textos japoneses. El primero, de alrededor del año 712, se llama Kojiki. Este texto es un registro de mitos, leyendas, relatos históricos, genealogías y tradiciones orales, entre otras cosas. En el Kojiki, Izanagi se escribe como Izanagi-no-Kami e Izanagi-no-Mikoto. En un texto posterior y más detallado, titulado Nihon Shoki, su nombre también se escribe como Izanagi-no-Mikoto.

Estos dos textos, el Kojiki y el Nihon Shoki, proporcionan la base de la mitología japonesa y muchos aspectos de ellos se incorporaron más tarde a las prácticas religiosas sintoístas.

Izanagi, junto con su hermana gemela Izanami, forman la última de las siete generaciones de deidades, también conocidas como kami, después del nacimiento del cielo y la tierra. Según el Kojiki, estas siete generaciones surgieron sólo después de los Kotoamatsukami, que eran los dioses que estaban allí en el nacimiento del universo.

Se dice que las dos primeras generaciones nacieron solas, a diferencia de las generaciones posteriores de kami que nacieron en parejas masculino-femenino. La última pareja en nacer fue la de Izanagi e Izanami, que fueron "concebidos" por Omodaru y Kashiko-ne. Izangi e Izanami fueron entonces encargados de crear las islas de Japón, y también crearon las numerosas deidades japonesas, incluyendo al dios de la tormenta Susanoo, al dios del trueno Raijin, a la diosa del sol Amaterasu, y muchos más.

Creación de Japón y los Kami

Leer Más:  Nombres de Diosas Nórdicas: Poderosas Figuras de la Mitología Escandinava

Cuando Izanagi e Izanami llegaron al mundo, sólo los cielos estaban poblados. La tierra estaba intacta, por lo que la pareja fue elegida para darle vida. En una versión, se les da permiso, en otra, se ofrecen voluntariamente para la tarea.

La pareja se inclinó desde el puente o la escalera del cielo para agitar los océanos con una lanza enjoyada conocida como Ame-no-nuboko. En una versión del mito de la creación, la lanza desarrolla sal cristalizada que se desprende en el océano cuando Izanagi levanta la lanza del agua. Son esas gotas de sal las que crean las islas de Japón. Otra versión afirma algo similar, pero con barro en lugar de sal.

La primera isla creada fue Onogoro-shima, en la que la pareja construyó una casa y erigió un "pilar celestial". Los dos dioses se dieron cuenta entonces de que sus cuerpos eran complementarios y decidieron que debían procrear. Realizaron una ceremonia de matrimonio en la que caminaban en direcciones opuestas alrededor del pilar. Durante esta ceremonia, Izanami habló primero, lo que provocó que la ceremonia de matrimonio se realizara incorrectamente. Esto provocó que su primer hijo naciera deforme.

Al darse cuenta de que algo iba mal, los dos realizaron de nuevo la ceremonia de matrimonio. Esta vez, Izanagi habló primero, que era la forma correcta.

Al realizar la ceremonia correctamente, las dos deidades dieron a luz a las otras islas japonesas, incluyendo Awaji, Shikoku, Tsukushi (Kyushu), Sado, Iki, Tsu, Oki y Oyamato. También dieron a luz a los kami, los poderes sagrados del sintoísmo. El sintoísmo cuenta con muchos cientos de kami nacidos de Izanagi e Izanami.

Tragedia y Viaje al Yomi

Fue el nacimiento del último kami de Izanami lo que supuso una tragedia para Izanagi.

Leer Más:  Elfos en la Mitología: Seres Enigmáticos de Luz y Oscuridad

El último kami nacido por Izanami fue el dios del fuego Kagutsuchi. Las llamas del dios envolvieron a Izanami y la mataron, enviándola al Yomi-no-Kuni, o la Tierra de los Muertos. Al ver lo que había sucedido, Izanagi cortó al kami en pedazos (de los que se dice que se formaron muchas otras deidades) y cayó en la desesperación.

Desesperado por recuperar a su esposa, Izanagi viajó al Yomi en su busca. Desafortunadamente, cuando la encontró, ya había comido la comida del inframundo, por lo que estaba destinada a quedar encerrada allí por toda la eternidad.

Izanami le dijo a su marido que buscaría ayuda de los dioses para poder regresar a la tierra de los vivos. Pero Izanagi tuvo que abandonar Yomi y esperar pacientemente a que ella fuera liberada. Izanagi abandonó Yomi y esperó, pero se impacientó. Incapaz de evitar ver a su esposa, Izanami viajó de nuevo al inframundo. Al volver a ver a su esposa, se sorprendió al encontrar que parecía normal después de todo el tiempo transcurrido. Sin embargo, cuando le iluminó, vio que su carne se estaba pudriendo y que estaba cubierta de demonios retorciéndose.

Izanami estaba furiosa con su marido por romper su promesa y por verla en tal estado. Izanagi huyó, pero Izanami lo siguió, enviando demonios tras él para intentar atraparlo. Para escapar, Izanami arrojó la vid que sujetaba su pelo y un peine de nudo de pelo a un lado. Estos objetos se convirtieron en uvas y brotes de bambú, que los demonios se detuvieron a comer. También utilizó tres melocotones de un árbol de Yomi para mantener alejados a sus perseguidores, declarando que el melocotón era divino y que crecería en la tierra para que los humanos lo disfrutaran.

Temiendo la destrucción que Izanami y sus demonios infligirían al mundo, Izanagi bloqueó la salida del Yomi con una roca. En su furia, Izanami juró venganza, diciendo que mataría a 1000 personas cada día. Izanagi respondió diciendo que se aseguraría de que nacieran 1500 personas cada día, garantizando así que la vida en la tierra continuara.

Leer Más:  La Campaña de Morelos: Un Hito en la Lucha por la Independencia de México

Benevolentes Kami y los Tres Preciosos Hijos

Después de escapar del inframundo, Izanagi necesitaba purificarse, eliminando las impurezas de la muerte que había encontrado en Yomi. Acudió al río Woto y realizó un ritual de purificación. Fue de este ritual de donde nacieron otros kami benévolos.

Estos kami incluían a Tsuki-yomi, el dios de la luna, nacido cuando Izanagi se lavó el ojo derecho. Cuando se lavó el ojo izquierdo, dio a luz a Amaterasu, la diosa del sol. El dios del viento, Shina-tsu-hiko, nació de su aliento y el dios de la tormenta Susanoo nació cuando se lavó la nariz. Al arrojar sus doce prendas de vestir sucias al río, nacieron doce kami más.

Esta es la base de la importante práctica del harai en el sintoísmo, que es el acto de limpieza antes de entrar en un santuario sagrado.

Tras escapar del Yomi, tres kami muy importantes nacieron mientras Izanagi se lavaba en el río. Estos fueron los "Tres Preciosos Hijos": Tsuki-yomi, el dios de la luna; Amaterasu, la diosa del sol; y el dios de la tormenta Susanoo.

Izanagi dividió el mundo entre estos tres hijos, dando a Amaterasu los cielos, a Susanoo los mares y a Tsuki-yomi la noche. Pero una de las deidades, Susanoo, se negó a cumplir con sus deberes. En cambio, lloraba y aullaba y pedía ser enviado al inframundo para estar con su madre. Izanagi, en su furia, expulsó entonces a Susanoo, que ya no formó parte de la mitología a partir de ese momento.

Izanagi: El Dios Creador de Japón y los Kami
Izanagi: El Dios Creador de Japón y los Kami

Subir