Atropos: La inexorable diosa del destino

Atropos, una de las tres diosas del destino, también conocidas como las Moiras, era la encargada de cortar el hilo de la vida, determinando el momento y la forma en que los mortales encontrarían su fin.

Índice
  1. El papel de Atropos en la mitología griega
  2. Origen y mitología de Atropos

El papel de Atropos en la mitología griega

Atropos era la mayor de las tres hermanas, y se ocupaba de los acontecimientos inevitables e imparables de la vida. Su principal cometido era la muerte, el destino ineludible de todos los seres mortales.

Las Moiras eran a menudo representadas como tres hermanas hilando tela. Cloto hilaba la tela, Láquesis medía su longitud y Atropos la cortaba una vez que estaba medida. Esto servía como metáfora de la creación de la vida, la evaluación de su duración y calidad y, en última instancia, su finalización con la muerte.

El papel de Atropos al cortar la tela de la vida significaba que decidía en última instancia cómo y cuándo morirían los mortales. Aunque dioses como Zeus, Poseidón y Hades eran considerados los más poderosos, ni siquiera ellos tenían influencia sobre las Moiras. Atropos y sus hermanas eran las que decidían el destino, y los demás dioses eran meros ejecutores de ese destino.

Origen y mitología de Atropos

Los relatos sobre el origen de las Moiras son inconsistentes. Algunos mitos afirmaban que eran hijas de Érebo y Nix, y hermanas de Tánatos e Hipnos. Mitos posteriores afirmaban que eran hijas de Zeus y Temis.

Atropos también era conocida por el nombre de Aisa, que significa "sin retorno". El equivalente romano de Atropos era Morta.

Atropos, junto con sus hermanas, hizo una aparición en la historia de Atalanta, una cazadora que fue desafiada por Hipómenes a una carrera a pie. Atropos intervino en la carrera, haciendo que Atalanta se detuviera a recoger unas manzanas de oro, lo que permitió a Hipómenes ganar la carrera y casarse con ella.

Atropos es una figura fascinante y compleja de la mitología griega, que encarna el poder inexorable del destino y la inevitabilidad de la muerte. Su historia ha sido contada y recontada durante siglos, y sigue siendo un tema de fascinación para el público moderno.

Subir