Júpiter, el rey romano de los dioses

Índice
  1. El rey de los dioses romanos
  2. El rey religioso de Roma
  3. La caída de los dioses

El rey de los dioses romanos

En la mitología romana, Júpiter es el rey de los dioses. Es el dios del cielo y, junto con la ayuda de los reyes de la época, estableció los principios de la religión romana.

Sus similitudes con Zeus y los mitos griegos no se limitaban a sus conexiones con el cielo y los rayos. Júpiter era hermano de otros dos dioses: Neptuno y Plutón. Como los griegos, cada uno de estos tres dioses controlaba un reino de la existencia: el cielo (Júpiter), el mar (Neptuno) y el inframundo (Plutón), siendo Júpiter el más poderoso.

El rey religioso de Roma

Los romanos no utilizaban la religión como lo hacemos hoy en día. Tenían un dios distinto para cada tarea: un dios de la cosecha, un dios de la música, uno del hogar, uno del vino y las celebraciones, etc. El poder de Júpiter en la cultura romana era simplemente el más extenso.

Era el dios al que la gente rezaba y honraba más. Era al que querían complacer y del que temían su ira. Nombraban cosas en su honor, construían reliquias y estatuas de él en sus ciudades e incluso juraban cargos en su nombre.

Se construyeron templos en su honor donde los ciudadanos podían hacer sacrificios a Júpiter. Uno de los más grandes y mejores fue el monte Capitolino en Roma. Los generales desfilaban por la ciudad hasta este templo después de las grandes victorias. En su interior se guardaban bibliotecas de textos importantes. Todo era en honor a la figura más destacada de la ciudad. Mientras que muchas religiones actuales creen en la existencia de un solo dios, los romanos creían todo lo contrario, pero Júpiter era la entidad principal independientemente.

Leer Más:  Electra: La Compleja Diosa Griega

La caída de los dioses

El papel de Júpiter en la religión romana se vuelve bastante detallado y cambia con el estado cambiante del imperio. En diferentes momentos, los bandos enfrentados lo reclamaban como fuente de justicia y su razón para tener la razón en los conflictos pendientes. Al igual que las religiones monoteístas a menudo citan la voluntad de dios en los debates de un bando u otro, también lo hacían los romanos con Júpiter.

A medida que las sociedades avanzaban, también lo hacían los sentimientos en torno al lugar de Júpiter en la cultura. Como se ha dicho, empezó siendo el rey de los dioses. Ese sentimiento se elevó principalmente en el periodo real de Roma, cuando el imperio estaba gobernado por reyes. Los emperadores llegaron al poder con la creencia de que eran dioses vivientes o incluso descendientes del propio Júpiter. Sin embargo, cuando Roma se convirtió en una república, también se produjo una transición en la forma en que la gente pensaba en Júpiter. Así, representaba a facciones enfrentadas. Por un lado, era la imagen del poder real y la máxima deidad del pueblo. Por otro lado, Júpiter empezó a representar lo que la antigua realeza representaba ahora: algo malo y prohibido; digno de castigo y desprecio; aborrecible.

La naturaleza física de Júpiter es aquella que la gente suele equiparar con Zeus o incluso con el dios cristiano: un hombre alto, blanco, con una larga barba blanca. Lleva un bastón o cetro, se sienta en un trono majestuoso y suele estar flanqueado por un águila. De nuevo, al igual que el dios del antiguo testamento, Júpiter podía infundir miedo en sus seguidores. A menudo dirigía creando ese miedo. Ayudaba el hecho de que siempre llevaba un suministro interminable de rayos.

Los aspectos religiosos de Júpiter se desvanecieron al igual que las antiguas religiones. Sin embargo, su mitología y su lugar en la cultura y el folclore perduran hasta el día de hoy (junto con Zeus).

Subir