La cierva de Cerinea: Una criatura mítica de la mitología griega

Índice
  1. La cierva de Cerinea: Un ser sagrado asociado con Artemisa
  2. La captura de la cierva de Cerinea por Heracles
    1. Diferentes versiones del mito
    2. La liberación de la cierva de Cerinea

La cierva de Cerinea: Un ser sagrado asociado con Artemisa

En los mitos griegos, la cierva de Cerinea era una enorme cierva hembra que se creía que vivía en la región de Cerinea. Según varios relatos griegos, la cierva de Cerinea era considerada sagrada y estaba asociada con la diosa de la caza, Artemisa. Al examinar detenidamente a la cierva de Cerinea, se descubre que, aunque la criatura mítica era hembra, tenía astas de macho moldeadas en oro, mientras que sus pezuñas eran de bronce. La cierva de Cerinea se llamaba a menudo la "cierva dorada" debido a sus astas doradas. Según la mitología griega, la criatura tenía la capacidad de superar a una flecha voladora.

La captura de la cierva de Cerinea por Heracles

En los "Trabajos de Heracles" de la mitología griega, la tercera tarea del rey Euristeo para Heracles fue capturar a la cierva de Cerinea. El rey creía que la criatura era demasiado rápida para ser capturada por el héroe semidiós. También razonó que el éxito del héroe en capturar a la criatura sagrada enfurecería enormemente a la diosa Artemisa, y su ira conduciría a la muerte del semidiós. El rey quería que Heracles se enfrentara a la ira de Artemisa si lograba capturar a la cierva, ya que era una criatura sagrada. Contrariamente a la creencia del rey, Heracles persiguió a la cierva durante un año entero de una tierra a otra dentro y fuera de Grecia tratando de capturarla antes de finalmente tener éxito.

Diferentes versiones del mito

La mitología griega sobre la cierva de Cerinea ofrece diferentes explicaciones sobre cómo Heracles logró capturar a la criatura. La primera explicación es que Heracles usó una trampa para capturar a la cierva por la noche. Otro relato afirma que Heracles no capturó a la cierva; en cambio, Artemisa se le apareció mientras estaba en el proceso de capturarla y le ordenó que regresara e informara al rey Euristeo que se había reunido con Artemisa. Después del encuentro del semidiós con la diosa, la tarea se consideró completada.

Otro mito sobre cómo Heracles capturó a la cierva afirma que usó una flecha para capturarla. El relato afirma que el semidiós apuntó la flecha entre las patas de la criatura. Después de capturar a la cierva, Heracles se encontró con Artemisa y su hermano gemelo Apolo en su camino de regreso a Euristeo. Heracles reconoció que fue un error capturar a la criatura y buscó el perdón de la diosa explicando que Euristeo lo había obligado a hacerlo. Sin embargo, la diosa Artemisa le puso una condición a Heracles antes de aceptar sus disculpas: debía liberar a la criatura.

La liberación de la cierva de Cerinea

Heracles aceptó la condición sin dudarlo. Se le ocurrió un plan para liberar a la cierva después de darse cuenta de que Euristeo planeaba convertirla en parte de su colección de animales. Le pidió a Euristeo que recogiera él mismo al animal, pero lo dejó suelto intencionalmente cuando el rey se acercaba. Como la cierva era un animal excepcionalmente rápido, Heracles estaba seguro de que volver a capturarla sería difícil. Cuando se le preguntó por qué dejó escapar a la cierva, Heracles dijo que Euristeo no fue lo suficientemente rápido para atraparla. Euristeo se enojó y le dio a Heracles la tarea de capturar al jabalí de Erimanto.

Leer Más:  Descifrando la Muerte y el Más Allá en la Antigua Cultura Griega
Subir