Orfeo: El músico que conquistó el inframundo

Índice
  1. Orfeo, el músico divino
  2. Un viaje al inframundo

Orfeo, el músico divino

Orfeo es una figura única en la mitología griega. La mayoría de los cuentos que involucran a héroes mortales giran en torno a grandes guerras, hazañas de fuerza física o actos de inmensa valentía. Sin embargo, Orfeo es diferente. No era conocido por su hábil lucha. En cambio, era un músico y poeta con habilidades que hacían derretir incluso a los dioses.

Orfeo no era un artista ordinario. Vivió una vida emocionante, pasando por muchas pruebas. Es mencionado muchas veces por poetas y eruditos que cubren las leyendas de la antigüedad, dejando un legado duradero. Como profeta, Orfeo es un mecenas de un movimiento religioso conocido como los Misterios Órficos. También es responsable de crear los Himnos Órficos y es el tema de muchos santuarios en la antigua Grecia.

Un viaje al inframundo

Una de las historias más desgarradoras de la mitología griega que involucra a Orfeo es su esposa, Eurídice. Orfeo se casó después de su mandato con Jasón y los Argonautas. La amaba profundamente.

Después de su boda, Eurídice estaba paseando por la hierba alta cuando un sátiro intentó forzarla. Ella huyó, pero rápidamente cayó en un pozo de víboras. Ella muere de una mordedura de serpiente en el talón. Orfeo encontró su cadáver más tarde e inmediatamente comenzó a llorar su pérdida de la mejor manera que sabía: a través de la canción.

Cantó algunas de las canciones más tristes. Estaban tan tristes que incluso las ninfas y los dioses empezaron a llorar. Le aconsejaron que fuera al Inframundo para recuperarla.

Leer Más:  Descubre todo sobre Adamas, el dios de la invencibilidad y la fuerza

Orfeo se aventuró en el Inframundo para resucitar a su único amor verdadero. Si bien a los mortales normalmente no se les permitiría entrar, volvió a utilizar sus habilidades musicales para su ventaja. Orfeo cantó canciones que encantaron al barquero del Estigia, Caronte. Incluso adormeció al guardián bestial Cerbero en un estado de calma. Ambos le permitieron pasar, dándole la oportunidad de conocer a Hades y Perséfone.

El Rey y la Reina del Inframundo inicialmente no estaban dispuestos a escuchar su difícil situación. Pero una vez más, la música salvó el día. Las canciones de Orfeo ablandaron los corazones de Hades y Perséfone. Hades permitió que Orfeo llevara a Eurídice de regreso al mundo mortal.

Sin embargo, había una estipulación. Los dos no podían mirar hacia atrás mientras salían del Inframundo.

Orfeo y Eurídice regresaron. Orfeo abrió el camino. Cuando llegó a la abertura de la tierra de los vivos y la luz, estaba tan extasiado de tener de vuelta a su amor. Entonces, se dio la vuelta para compartir su alegría con Eurídice. Sin embargo, solo Orfeo había cruzado el umbral hacia el mundo superior. Eurídice estaba detrás de él solo a unos pasos de la apertura al mundo mortal. Como todavía estaba en el Inframundo, Eurídice desapareció inmediatamente y se perdió en el Inframundo.

Subir